La historia de la devoción a Nuestra Señora Santa María de los Remedios en Fregenal de la Sierra arranca, en testimonio escrito, de la etapa final del medioevo, hace más de 500 años:

 “In Dei nomine Amen. A todos los que la presente vieren notorio e manifiesto sea como Lunes quince Dias de el Mes de Septiembre, año de el nacimiento de nuestro Redentor Jesu Christo de mil e quinientos e un años el mui Reverendo Señor Don Alonso Manrrique Obispo de Badajoz visitando la Capilla de Nuestra señora de los Remedios, que es vocacion de la Madre de Dios, la qual esta a la Rivera de la Parra, la qual se edifico por Lizencia y mandado de el Señor don Juan de Fonseca Obispo que fue de dicho Obispado para que fuese fecha Yglesia; la qual dicha Capilla esta fecha y abiertos los Zimientos de la Yglesia el dicho señor Don Alonso Manrrique Obispo de el dicho Obispado vestido de Pontifical e puestas e fincadas unas Cruces en la tierra, la una en la mitad de el Campo donde estaba formado el cuerpo de la Yglesia: e otra siete pasos fuera de la Capilla acia el Oriente: e otra siete pasos fuera de los Zimientos al Poniente: e otra al medio dia donde anda el sol, e la otra al Septentrion al Norte para que fuera de el dicho cuerpo de la dicha Yglesia fuese e sea Zementerio; e puesto de Rodillas el dicho Señor Obispo, e puesto e vestido de Pontifical con el ordinario en sus manos bendijo la dicha Yglesia y Zementerio, estando presentes los Señores Don Rodrigo Manrique Hermano de el dicho Señor Obispo, i Don Pedro Medrosi Arzediano de Toro, e el Bachiller Solorzano Visitador de el dicho Obispado e el Capellan Hernan Francisco de Oviedo, e otras muchas Personas Hombres e Mugeres, e Hijos e Vecinos de esta Villa de Fregenal de la Diecesis de dicho Obispado de Badajoz. A todo lo qual io Cristobal de Escobar Clerigo Presbitero, Notario Apostolico de la dicha Villa presente fui, i en mi presencia paso”.

 Este documento, con el que se abre el llamado Libro de los Milagros, testimonia la existencia de una primitiva capilla a finales del siglo XV, levantada durante el obispado de don Juan Rodríguez de Fonseca, que a principios del XVI es ampliada, incluyendo un cementerio.

 Aunque creada para el servicio espiritual de la numerosa comunidad de molineros existente a partir de la fuente de la Parra, la devoción a la imagen titular de aquella capilla creció lo suficiente para que su protección fuera invocada por todos los habitantes de Fregenal en los primeros años del siglo XVI, con ocasión de unos años de climatología adversa que afectaron a buena parte del sur de la península. Las sequías habían originado pérdida de cosechas y hambrunas, que afectaron sobre todo a los grupos más humildes de la población.

En esa coyuntura negativa, es en el mes de abril de 1506 cuando, tras una escueta noticia sobre unas plegarias a la imagen en 1504, la comunidad frexnense se presenta ante la imagen de la Virgen de los Remedios como un cuerpo social unido para implorar su intervención tras el fracaso de las plegarias y rogativas habituales, en una secuencia de hechos que es recogida de nuevo en el Libro de los Milagros.

 La decisión tomada de efectuar una procesión de rogativa hasta la imagen es precedida por el compromiso solemne de un voto colectivo contraído por los eclesiásticos y miembros del Concejo local:

 "...por tanto todos juntamente prometian i prometieron desde agora en adelante perpetuamente para siempre jamas celebraran dia santo a Nuestra Señora Santa Maria de los Remedios e le faran fiesta solemne, e le guardaran como el dia Santo de el Domingo de cada un año para siempre jamas. El qual dia señalaban e señalaron que fuese el Lunes de Quasimodo que es a ocho Dias despues de Pascua de Resurrecion que se dice Pascua Florida de cada un año. El qual Dia prometieron todos los sobredichos Provisor e Vicario e Clerigos e Alcaldes Alguacil e Conzejo e Hombres buenos de esta dicha Villa por si e por los que de ellos venieren e descendieren que lo guardaran aquel Dia como dicho es".

La procesión se llevó a efecto el día 27 de abril de 1506, destacándose en la solemne narración del Libro de los Milagros su carácter multitudinario y penitencial:

"e fue tanta gente chicos e grandes que no cabian en el camino e mucha parte de el Campo que no quedo en la Villa sino los enfermos e viejos que no podian andar. E todos fueron en la dicha procesion con mucha devocion, todos los mas descalzos, ansi Clerigos como Legos, hombres e mugeres e criaturas dezeplinandose”.

 En las décadas siguientes los escasos datos sobre la fiesta los conocemos a través de los sucesivos documentos que se irán recogiendo en el Libro de los Milagros, añadiéndolos a la escritura del voto de 1506.

 Al menos toda la primera mitad del siglo XVI debió ser el periodo de afianzamiento de la celebración de la fiesta y cumplimiento del voto anual, a lo que colaboró en buena medida la intervención de los mayordomos que, periódicamente, y siguiendo el ejemplo de Cristóbal de Escobar, primer defensor de la devoción a la Virgen de los Remedios, exhibirán ante la autoridad episcopal la escritura de 1506 con la intención de compeler a los fieles y a los mismos clérigos al cumplimiento del compromiso adquirido por la comunidad.

 El gradual pero imparable aumento de la devoción a la imagen conducirá, ya en las décadas iniciales del siglo XVII, a que la primitiva capilla bajomedieval fuera insuficiente para acoger a la aglomeración de fieles que, con ocasión sobre todo de la celebración de la fiesta primaveral, se reunían en el lugar, lo que será motivo para la inevitable ampliación del edificio. Buena parte de la financiación corresponde a limosnas de los fieles, todo ello a pesar de los difíciles tiempos que entonces comenzaban para el reino.

 Las obras de ampliación de la ermita se dan por concluidas en 1642, según reza la inscripción colocada en el muro lateral de entrada al santuario y se documenta con detalle en un valioso libro de cuentas que abarca casi todo el siglo XVII.

 Ese esfuerzo económico por la ampliación y embellecimiento del santuario, manifestación de la piedad de los fieles de Fregenal, se continuará en el siglo XVIII, cuando la solemne renovación del voto de 1737 sea el estímulo para la construcción de un suntuoso camarín para la imagen de la Virgen, siguiendo el modelo del construido para la Virgen de Guadalupe. En este caso las obras se dan por finalizadas en 1785, incluyendo la gran escalinata de acceso al nuevo camarín.

 La renovación del voto en 1737 representó una auténtica refundación de la celebración religiosa iniciada en 1506. Con motivo de la estancia de la imagen en Fregenal desde el año anterior, a causa de una sequía a la que poco después sucedió una grave epidemia, las autoridades civiles y eclesiásticas contraen ante notario el compromiso de cumplimiento del voto colectivo expresado en 1506, fijando una fórmula para la renovación del mismo a leer en la misa del domingo anterior al lunes de fiesta y recurriendo a la autoridad episcopal para aspectos como la obligación de acudir a la procesión hasta la ermita al menos una persona de cada familia. Todo ello demuestra la plena vigencia en esas décadas de la devoción a la imagen.

Pero las décadas finales del siglo XVIII supusieron para el santuario de la Virgen de los Remedios un momento de crisis económica por la retracción de los ingresos, problema motivado tanto por la disminución de las limosnas como por la adopción de decisiones que resultaron erróneas por parte del entonces mayordomo.

 Estos problemas se solucionaron gracias a la intervención del Ayuntamiento de Fregenal, que en 1784 decidió la incorporación de las rentas de la capellanía de Melchor de los Reyes, de la que el Concejo era patrono, al sostenimiento del santuario de la Virgen de los Remedios. Esa decisión, además, le permitió ratificar una intervención más directa en la designación del mayordomo y en el control de su gestión, iniciada varias décadas antes.

 La devoción a la imagen continúa en el siglo XIX, en cuyo transcurso la devoción a Nra. Sra. de los Remedios se mantiene por encima de dificultades sociales y económicas y rencillas políticas. El santuario es centro de atracción para fieles de una amplia comarca, cuya devoción se materializa en el cuidado y embellecimiento del recinto sagrado.

El contacto con los fieles, no solo de Fregenal sino también los procedentes de una amplia comarca circundante, se incrementa con motivo de sucesivos traslados de la imagen a la localidad, generalmente motivados por periodos de sequías.

De este modo se  consolida una tradición que se conserva hasta nuestros días sin que cambios políticos, contiendas bélicas, ni vicisitud alguna, hayan servido de obstáculo para cumplir el voto inicial de 1506, que se sigue renovando cada año.

Como reconocimiento a esta tradición histórica mariana, en el año 1905 Su Santidad el Papa San Pío X concede a la imagen, a petición del Cabildo Municipal, reflejando el sentir unánime de la población y con el refrendo del Prelado Diocesano, el honor de la Coronación Canónica, que se lleva a cabo el 27 de abril de 1906, a cortos meses de que se otorgase la misma distinción  a la Virgen del Pilar, Patrona de España, siendo así Nuestra Señora Santa María de los Remedios, la segunda coronada de la Península.

En el año 1907, la Sagrada Congregación de Ritos concede la gracia de que la Fiesta de Nuestra Señora Santa María de los Remedios se celebrase todos los años con Oficio y Misa propios.

En el año 1956, al conmemorarse el Cincuentenario de la Coronación, con celebraciones inolvidables y asistencia de altas jerarquías, un nuevo título y distinción acogido con gran entusiasmo popular, se suma a la larga lista que goza nuestra patrona, al serle concedido el honor y título de Capitán General del Ejército de España.

En el año 1981, conmemoración del setenta y cinco aniversario de la Coronación Canónica de la bendita Imagen, se ratificó la devoción mariana con grandes actos y la presencia de autoridades civiles y eclesiásticas, al igual que ocurrió, finalmente, en 2006, con motivo del Quinto Centenario del voto de 1506 y el primero de la Coronación canónica de la imagen en 1906.

 

Rafael Caso Amador

Cronista Oficial de Fregenal de la Sierra

 

Fregenal de la Sierra (Badajoz) | virgendelosremedios@hotmail.es